Sanando las heridas del patriarcado (II)

Sanando las heridas del patriarcado (II)

El pasado mes de mayo realizamos el primer taller y Ceremonia con Medicina indígena para mujeres.
Esta actividad tenia como objetivo sanar las heridas del patriarcado, marcas que están impresas en todas las representantes femeninas del planeta y así acercarnos a nuestros hermanos  creando un ambiente de unidad y concordia.
El grupo de mujeres compartió durante todo el día un taller que las preparaba para el gran trabajo final con la ingesta de la Medicina donde estuvieron atendidas y veladas solo por hombres.
Estas valientes mujeres tuvieron una antes y un después.
Este es la vivencia de una de ellas…
2014-08-20
Mi testimonio del Taller “Sanando las heridas del Patriarcado”.

Durante el día estuvimos inmersas en el taller, sensaciones, naturaleza, nuestro papel como mujer, un trabajo precioso envueltas de una armonía femenina, acogedora, cariñosa, de hermanas….. trabajando con nuestras familias y siendo conscientes que papel representa nuestra familia para cada una de nosotras así como las mujeres que han formado y forman parte de nuestra vida, muy representativo, en mí caso por ver reflejada la poca relación con mis ancestros, casi desconocidos.

Antes de la toma, recordé y miré las fotos de las abuelas y mujeres que ya no están.
Mi deseo: sanar las líneas femeninas paternas y maternas.

Empieza la toma y pido internamente, a la Madre Ayahuasca, limpieza y sanación para mi linaje femenino, antes de tomar, mientras esperamos para la toma, se aparece mi yaya sonriendo, con mucho amor, Buena señal!.

Ya estirada, siento como va invadiendo mi cuerpo, a la vez que tengo un profundo sentido de gratitud hacia la experiencia y la Madre, me conecta con mi familia paterna, con todas las mujeres, todas ellas fallecidas, un gran sentimiento de tristeza me sobrecoge, rompiendo a llorar en medio de la experiencia, y a la vez, un sentimiento de alegría por poder sanarlas, honrarlas y liberarlas, recoger su fuerza para mi linaje y el de mi hermana.

La música me pide que entre, pero no consigo entrar, pienso que es mi mente, pero estoy entregada….. conozco muy bien la experiencia, entonces entre respeto y valentía pido que me den otra toma (la primera vez que repito toma en una ceremonia), viene Jose, y me dice que me va a dar la Ayahuasca “Roja”, mucho más curativa.

Efectivamente, ahora empiezo a sentir como me sumerjo directamente en la Medicina o como ella me envuelve, llega a cada célula de mí Ser, despertando memorias y desconectando por momentos mi cuerpo físico, luces, rayos y túneles entran a través de mi tercer ojo y van hacia todo mi cuerpo, y ahí empieza la sanación física, limpieza por abajo y automáticamente por arriba también.

Una limpieza deseada y necesaria que hace que mi cuerpo esté vacio para llenarme de la experiencia.

Serpientes de Luz salen de mí subiendo a través de mi madre, abuela, bisabuela y demás ancestros y un túnel de Luz Blanca enfoca desde arriba a todas las mujeres de mi línea materna, incluidas tías, hermanas y primas, luz y Amor a todas ellas, lo mismo sucede con la familia paterna, ilumina ese foco de Luz y Amor a las mujeres difuntas, a mí y a mi hermana.

Ahora soy consciente de la sanación de todo mi Linaje.

En medio del viaje siento que necesito moverme para mudar la piel, la Serpiente, pachamama, nos ha acompañado en todo el trabajo, es hora de mudar la piel, de desprenderse de lo viejo, estoy lista para empezar de nuevo con más fuerza ahora.

Infinitas gracias por esta experiencia, infinitas gracias a la Madre Ayahuasca, a Ana Hatun Sonqo por acercarnos la Madre y a Jose por ser el alquimista de algo tan Sagrado como es la Medicina.

Gracias Madre AYAHUASCA por todos los regalos y Bendiciones en nuestra vida.

AHO.

M.A.S

No Comments

Post a Comment