El tiempo en que los castillos caen

Ya estamos acabando el año. En España empiezan los colegios, la tierra duerme con la llegada del invierno y la rutina regresa junto a nuestros quehaceres. La cuenta regresiva empezó para finalizar un periodo y comenzar otro nuevo, se acerca el 2016 con una espada de democles. Nos viene un año duro! Muy duro! Los velos caen y sale la verdad.
Desde el 2012 se han dado una serie de acontecimientos donde la humanidad ha visto grandes cambios en la psique, sociales, políticos, etc. No hay nada seguro, lo que aprendimos se cuestiona, las estructuras tiemblan, acabo la seguridad, nos adentramos en un galimatías donde solo podemos lanzarnos al vacío y confiar. Y este 2016 llega con una energía demoledora con el siguiente  mensaje: “O cambias ya!!! O cambias tanto si quieres como si no.”

 Afrontemos los retos del 2016.

En España tenemos un refrán que dice: “Cuando veas rasurar las barbas de tu vecino, pon las tuyas a remojar”. La sabiduría popular nos alerta de la atención que debemos prestar a lo que acontece en nuestro entorno. Mirada atenta, oídos agudos y silencio. En mis cursos siempre les digo a los alumnos “Que la vida habla” y estoy plenamente convencida de ello. Nadie esta exento de nada en la tierra. Regresamos de nuevo al planeta del aprendizaje y aunque seamos un alma muy elevada, estamos expuestos a cualquier desafío como cualquier humano. Todos nacemos igual y morimos igual y a lo largo del camino, todos experimentamos situaciones muy parecidas. Y les pregunto, queridos lectores: que nos hace diferentes unos de otros? La estrategia con la que funcionamos. Y ahí es donde tenemos a nuestro servicio para uso y disfrute tantas maneras, formas, disciplinas, etc para poner en práctica, llevarlas en la cotidianidad y beneficiarnos de ellas. La mía es el chamanismo y a ello he entregado mi vida en cuerpo y alma junto a la Gran Madre ayahuasca.
2015 10 11
Menos hablar y mas hacer.

Tenemos toda la información, pero no nos movemos. Da tanto miedo adentrarse en lo desconocido que es mejor seguir dormido y vivir en la inopia. Es lícito. Cada uno elige lo que quiere, puede y debe. El libre albedrío es sagrado y nosotros, los humanos tenemos el privilegio de escoger entre miles de posibilidades.
En este año que esta a punto de finalizar hay que solucionar temas familiares y es muy importante que empecemos la acción  antes del solsticio de invierno, 21 diciembre o en el cambio de año, el 31 de diciembre. Aunque esta segunda fecha no es tan relevante energéticamente, la masa crítica le ha dado una fuerte intención, con lo cual podemos aprovechar esa poderosa vibración.

Pondremos algunos ejemplos de “empezar la acción”.

1- En la familia se renunció a la herencia para no entrar en un conflicto con los miembros del clan. La persona implicada no lucho por conseguir lo que le pertenecía y así evito pelear con sus familiares. Pasar a la acción es aceptar la herencia y ser valiente para manifestar al resto de la comunidad que ese legado te pertenece y que lo quieres.

2- Los padres se despreocuparon del patrimonio familiar, dejaron que la vivienda perteneciente a cuatro generaciones se deteriorará hasta llegar a una situación tan precaria que necesita reformas. En este caso accionar es poner orden al desatino de dejadez sin importar la inmadurez de los progenitores. Obviamente, hay que realizar las obras sin ningún tipo de expectativa solo por el gozo de liberar a todas las generaciones pasadas y honrar los seres de la casa.

3- Dos hermanos llevan más de 25 años sin hablarse por un mal entendido en una comida de Navidad. Accionar es dejar los egos y volver en las fiestas al núcleo de la familia. Valentía no es rencor, valentía es enfrentar la realidad y liberarse de las barreras.

Ana Hatun Sonqo

No Comments

Post a Comment