Mi experiencia con la Ayahuasca

Aquí os dejo este impresionante relato de una mujer que explica su vivencia con las ceremonias con medicina indígena que realizamos.
Gracias M. A. R.  por tu aportación.

Voy a intentar expresar con palabras mi última experiencia vivida con la Ayahuasca, digo intentar porque veo difícil poder plasmar por escrito todo lo vivido sobretodo las sensaciones, voy a intentarlo y quiero compartirlo para poder ayudar a las personas a comprender, al menos un poco, la experiencia con la Ayahuasca, aunque si decir que cada viaje es un mundo y cada persona lo vive a su manera y muy diferente a otras personas.

Anterior a la toma:

Llevo una semana de dieta, tomando comidas ligeras, como zumos y purés, nada de carne de cerdo ni alcohol, ni café, preparándome para el día de la toma, 21 de diciembre.

Una semana en la que quería estar tranquila, relajada, incluso quería pedirme un día de fiesta antes del día de la toma, finalmente fue todo lo contrario, una semana muy complicada y dura en el aspecto laboral, me sentía cansada y exhausta, y con la sensación de querer llegar a todo y no tener tiempo para llegar a nada.

El mismo día 21 fue el remate final, ya no podía más, me levante con ganas de llorar, cansada y nerviosa, tenía que preparar muchas cosas, preparativos Navideños etc…etc… Y prepararme las cosas para irme y centrarme en mi misma y calmarme para interiorizarme antes de la toma. Finalmente consigo tenerlo todo preparado y emprendo el camino para encontrarme con mis compañeros y reunirnos, nos quedaba un pequeño rato de coche para llegar al sito.

Horas antes de la toma, me siento más relajada, compartiendo risas y a la vez nervios con mis compañeros, quiero e intento estar en silencio, pero los nervios finales no me lo permiten, aún así, a pesar de esos pequeños nervios, me siento tranquila y con ganas de empezar.
2013-12-21
La toma:

Entramos en la sala, en silencio y con mucho respeto, ha llegado el momento. Nos sentamos en círculo, esperando las indicaciones de nuestra chamana. Una ceremonia escrupulosamente muy bien preparada. Llega el momento, en el que me toca beber el brebaje, segundos antes de beberlo repito interiormente mi propósito con Madre Ayahuasca, pidiendo que me muestre mis miedos internos y me los sane. Procedo a beber, realmente el sabor es muy malo, amargo, espeso y dejando muy mal sabor. Espero a que el resto de compañeros tomen el brebaje también y nos tumbamos en los colchones preparados para cada uno.

Esta vez, decido no tumbarme, y me quedo sentada, al poco, en minutos empiezo a notar unos efectos en mi cuerpo, un mal estar, náuseas, no podía creer que ya estuviera notando los efectos, fue rapidísimo, me empiezan a invadir un sentimiento de miedo, cada vez más fuerte, mucho miedo, tristeza, frío, calor……. es todo EXPLOSIVO! Tengo una sensación como de sentirme perdida, en una dimensión muy grande,  que no tiene fin, empiezo a visionar como unas figuras geométricas, acompañadas de un miedo espeluznante, sin poder controlar de ninguna de las maneras ese miedo, siento ganas de ir al baño, a evacuar, los asistentes me acompañan. Me siento en el baño, llorando, evacuando y sin control ninguno de mi ser…….. tristeza, sorpresa, es todo una explosión de sentimientos, la gran verdad que me mostro, tu eres CONTROLADORA  en tu vida, y ahora qué pasa? no controlas nada?, esa sensación de no control me produce ansia y miedo, y solo quiero que despertar y despertar. Voy escuchando los icaros cantados por Ana, nuestra chamana que dirige la ceremonia, escucharlos a ella y el tambor, me calman, pero aún así sigo en ese lugar donde mi mente es como una locura sin control, lloro, me rio, sin poder controlar nada de lo que digo ni hago.

Sé que debo rendirme, y dejar que la planta me muestre, pero el gran miedo que siento me supera, y no lo consigo, quiero seguir controlando y despertar, volver a mi rutina…………… finalmente no soy capaz de rendirme , no lo he conseguido. Durante unas horas , voy volviendo a la sala tomando contacto con todo lo que hay a mi alrededor, veo todo distorsionado, y cuando cierro los ojos vuelve esa locura , es lugar donde no controlo nada……………. y solo pido en que pase y pase todo pase para volver a lo que yo creo mi realidad. Salgo fuera de la sala, queriendo evitar la música, ya que la música me sigue induciendo al trance, un trance que me resisto a ver. Me tumbo e intento descansar.

Finalmente voy dentro de la sala para cerrar la ceremonia. Estoy muy cansada, me siento triste y con ganas de descansar. Me siento como si no fuera nada, pequeña, sucia, todavía no soy capaz de encajar todo lo que he experimentado. No tengo nada de hambre y me siento muy descolocada, solo puedo esperar a que pasen los días para ir encajando.

Posterior a la toma:

Comparto la experiencia con los compañeros al día siguiente, y ellos la suya. Lo único que siento es ese miedo, no puedo olvidarlo.

Días después sigo sintiéndome perdida, sin saber cómo encajar bien todo lo vivido, y poco a poco días después voy abriendo los ojos, empezando a encajar……. se ha mostrado mi sombra, mi ego, mi resistencia a la vida queriendo controlarlo todo, uno de los mensajes claros recibidos días después entre sueño y sueño, es, no luchar en la vida sino fluir. El universo  sabe que me debe traer, si confío en el, nada me faltará. Esto lo he aprendido en formaciones, pero puedo asegurar que necesitaba la vivencia tenida para poder sentirlo de verdad. NO luchar sino fluir. Es como ver cara a cara una parte de mí, que ni yo veía, formaba parte de mí y me identificaba con ella, produciéndome confort. Ahora estoy en el principio de un largo camino.

Todo lo que he vivido con la madre Ayahuasca, no se puede vivir sino con ella, ni en cursos ni formaciones, es una experiencia que aunque lo que un principio te asusta, luego se transforma en sanación del ser.

Recuerdo que uno de mis pensamientos fue…….. no vuelvo a tomar…. ahora pienso, si hay que sanar tomaré las veces necesarias para hacerlo.

Reflexiones:

Recuerdo que la decisión de tomar Ayahuasca me costó años, por lo menos tres o cuatro antes de tomar, y agradezco mucho a Ana que nunca me insistiera en ello, siempre ha respetado mi postura.

Ahora estoy agradecida en haber dado ese paso, me ha ayudado mucho en comprender mas a mi ser, mi alma, no somos nada ni nadie, y hay que despojarnos del ego lo antes posible, para poder ser luz y más luz! Somos guerreros y hay que limpiar, con decisión y sin miedo.

Esta ha sido mi segunda toma, la primera no conecté mucho, fue mas una purga a nivel físico que emocional. Esta vez pedí sanar mis miedos, y madre mía……. aún así al resistirme creo que no tuve la opción de ver más allá, aunque igualmente para mí es un gran aprendizaje, no sólo el día de la toma, los días, semanas y meses después son muy importantes. Se va encajando todo, pasando cosas que se relacionan con todo ello, sueños en los que se muestran más cosas y poco a poco vas cogiendo más consciencia de todo ello.

También sé que esto no es nada, que hay que aprender y sanar mucho más, este es el primer escalón de la escalera sin fin.

Agradecimientos:

En primer lugar quiero agradecer a Ana su gran profesionalidad, seriedad  e implicación en las ceremonias. Y a parte de realizar unas ceremonias muy bien preparadas, destacar su gran corazón y su presencia.

Agradecer también a su marido Jose su presencia  y a todos los asistentes que nos guardan durante la ceremonia, muy importantes también, ya que no me dejaron en ningún momento, haciéndome sentir arropada, grandes almas GRANDE TRIBU! MITAKUYE OYASIN. AHO!

Una sala muy bien preparada, con una música maravillosa, el sonido de los tambores fantástico, los cuencos…

Y aun habiendo tenido una experiencia dura doy gracias  a la madre AYAHUASCA por todo lo enseñado.

GRACIAS GRACIAS GRACIAS.

Todo esto lo escrito des de mi más sincera humildad y con el único objetivo de compartir.

M. A. R.

4 Comments

  • Claude Farías

    Responder

    Gracias por compartir esta maravillosa experiencia,hace 1 día que regresé de mi tercera experiencia en Ceremonia de Ayahuasca,y la verdad que comparto gran parte del relato que presentan hoy por acá.Llegué a mi Ceremonia contracturada,dejándome mostrar mi estado más sensible y sin querer “controlar” nada ..”parar la mente” no es tarea fácil para quienes padecemos la peor de las epidemias, ” El control” claro que llegué con miedo,mucho,porque mi segunda ceremonia fue bastante dura .. el proceso duró cuatro horas,y la Abuelita pudo mostrarme que además de un gran amor,puede ser como toda persona que nos ama alguien que nos pone Límites. y no saca de esa zona de confort que hemos construido,nuestra muralla desde donde controlamos todo.Imagínate que además de cargar con tus propias estructuras .. “cargas” con las que históricamente tus ancestros te han legado ..las cuales no elegiste.. pero inconscientemente las has hecho tuyas.. La Medicina desde su sabiduría maestra,me ayudó a “devolver” a la tierra lo que no me pertenecía (enojos,inseguridad,miedos,fobias,descalificación hacia mi propia vida) La Abuelita Sagrada me mostró con amor,pero también con “mano dura” lo que había que expulsar,para liberar,para des-hacer,y por ende dejar de controlar.Pude ver explícitamente los mandatos familiares,en imágenes,todo en formato de película,para que pueda se expectadora de todo aquello que me impide crecer en la forma más genuina y sabia.El trance fue muy duro.. pero a medida que aquella noche transcurría todo mi vida “armadita” en un gran packaging ya no volvería a ser la misma.Hoy por hoy me encuentro adentro de un proceso de Sanación,y he comprendido que lo mío es la Planta Sagrada Ayahuasca,no solo e generado un vínculo de amor y humildad hacia mi abuela,sino que un profundo respeto por mi vida y la medicina,Volviendo al relato de mi 3 vez que fue el viernes,la Abuela fue directo a mi mente .. llegué con migraña y cargar en los hombros a la ceremonia,limpié durante una hora,con grandes bostezos al ritmo de los ícaros,pasaba del calor al frío,pude expulsar y a partir de ahí comenzar el proceso,mi migraña desapareció,intente en un momento querer controlar el trabajo de la Medicina,la cual no me dió lugar .. me repetí unas cuantas veces .. “Abuelita,guiame con amor” necesito relajar mi vida,fluir.. hasta que me callé,la Abuela no necesita nada más que mi humildad y confianza en ella para pueda obrar sobre mi cuerpo y mente.Mi cabeza literalmente se convirtió en una gran Cascada,sentí como el agua fresca drenaba sobre mi.. sentí el murmullo del agua caer,y un viento fresco “ventilaba” mis pensamientos y los limpiaba,siento mucho emoción al contarlo,porque la experiencia es intransferible,no existen las palabras para expresar todo lo que uno vive y conecta con la Abuela,todo es poco.. Solo resta,quedar en silencio,”vacuidad” y percibir la presencia de la Abuela,cuidando,asistiendo en todo momento,el proceso continúa siempre,basta que uno cierre los ojos y se remita .. a ese momento divino de conexión con su Maestra la Abuela Ayahuasca,mi vida ya no es la misma después de ella– y tengo mucho camino por delante ahora que he reconocido que soy un ser que merece una vida maravillosa, Gracias de todo corazón a la vida y ami Abuela. Claude Farías.

    5 enero, 2014 at 13:59
    • Ana Hatun Sonqo

      Responder

      Claude,

      gracias por tu generosidad y compartir desde mi amada Argentina tu testimonio y apoyo en la Medicina Ayahuasca. Estos lazos de concordia nos unen en un espacio y hogar Tierra. Ahí caminamos en esta hermosa senda, de crecimiento, sanación y unidad. Bendiciones, querida hermana. Mitakuye Oyasin.

      5 enero, 2014 at 14:10
    • MAR

      Responder

      Muchas gracias Claude, una historia que me ha llegado mucho de verdad. Es un regalo el poder compartir estas vivencias y más tan recientes! me siento afín a tu experiencia!
      Mitakuye Oyasin. M.A.R

      5 enero, 2014 at 14:25
  • Griselda González

    Responder

    Hola buenas tardes! la verdad es que estoy un cuanto tanto sorprendida, ya que por alguna razón termine leyendo la publicación de la ayahuasca, no tengo el gusto de conocer a Ana pero sé que para alguna muy buena razón estoy en su blog.
    Yo tengo la experiencia de 3 ingestas de la abuelita, la primera vez yo tenia miedo porque no conocía en realidad de que se trataba, y empiezas a escuchar un sin fin de comentarios, “es droga” “no se quien se murio tomando eso” “te puedes quedar en el viaje y regresas loquita”… yo estaba ya diciendo que no iba a ir, incluso soñaba que le decia a mi amigo (ambos ibamos a conocer la medicina en esa ocasión) que no iba a ir, total, tuve una lucha interna de querer y no ir a la ceremonia, de cualquier manera hice la dieta que sugieren se lleve antes de la ingesta y me puse en manos de la abuela, si tenia que conocerla estaría en los Pocitos el dia indicado. Platicamos mi amigo y yo y terminamos entendiendo que es la abuela quien nos estaba llamando asi que nos fuimos… cuando llegamos al lugar de la ceremonia, fue mágico, se conjunto todo, aire, agua, tierra y fuego, la abuela esa vez se mostró muy benevolente conmigo, me permitió hacer viajes astrales y al mismo tiempo conectar mis visiones con la persona que iba en ese momento, cosa que aún no hemos entendido porque se tenia que dar de esa manera, pregunte al chamán, solo me dijo no te puedo decir, pero es extraño verdad? No volvi a preguntar jaja, como quede maravillada con mi primer experiencia me urgía volver a encontrarme con la abuelita, la cual se dio al tercer mes de mi primera experiencia. Fue muy fuerte en el inicio de la ceremonia, nos dieron un poco de rapé (tabaco), y empece mi proceso desde ese instante, hacia muchisimo frio pero yo estaba sudando y temblando al mismo tiempo. Era tal mi malestar que me invadio un temor muy grande solo de pensar que aun ni siquiera habia hecho la ingesta, ¿que me esperaba? Cuando tomo la ayahuasca voy y me recuesto porque pense que si dormía no iba a sentir nada, jajaja no conocía realmente a la abuela, mi proceso fue totalmente diferente en ese momento no permiti en mi consciente que trabajara la medicina, pero obvio mis sentidos se agudizaron muchisimo! aaahhh pero los siguientes días viví una lucha de emociones y sentimientos tremendos!! de la nada lloraba y yo no soy asi!! Tuve un proceso medio loco con mi amigo (que por cierto mi primer y segunda toma la hicimos juntos), en muy pocos días me sucedió que lo extrañanaba y me ponia a llorar, luego sentia que me caia mal y no lo toleraba, despues sentía que si hablabamos por telefono yo lo fastidiaba y eso me hacia sentír un malestar no muy bueno, total que no entendí el porque tenia que vivir ese proceso solo con él, me relaje y deje que mi cuerpo sacara todas las emociones que debia tener reprimidas.
    Después de un par de meses vino la 3er invitación para asistir a una ceremonia, y ahi decidí que esa iba a ser la última, fué por mucho, diferente a las 2 anteriores, mi proceso fue verme protegida por mi amigo que en esta ocasión no me acompaño, me fundi, lo digo porque asi lo sentí. con la tierra, me dio mucho miedo y trate de luchar pero al mismo tiempo me decia, relajate si permites que la medicina haga su trabajo el proceso va a ser mas rapido, era cuando sentía que mi cuerpo se desintegraba para hacerse uno con la tierra en la que estaba acostada y de pronto sentí una paz inmensa, todo estaba obscuro, solo brillaban las estrellas… una experiencia maravillosa porque no sentía absolutamente nada, solo experimentaba esa paz extraordinaria.. escuchaba de repente el sonido de la musica y sabia que tenia que regresar pero yo decia, no me dejan… obvio era yo que aún no queria regresar… estuve un buen ratito en el universo maravilloso… Ahora digo que ya no tomaré la medicina, pero la abuela es quien decide.
    Muchas gracias por haberme permitido revivir mis experiencias y sobre todo gracias al universo que me permitió coincidir en este espacio, un abrazo de corazón a corazón

    10 junio, 2016 at 20:53

Post a Comment